Destacado
Redes Sociales
Valdemingómez
Descripción del trabajo reivindicativo de la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas para eliminar las afecciones a la salud, la calidad de vida y al medio ambiente generadas por el Parque Tecnológico de Valdemingómez
valdemingómez, parque tecnológico de valdemingómez, ptv, vertedero, incineradora, malos olores, olores, residuos, basura
15136
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15136,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Valdemingómez

Valdemingómez o Parque Tecnológico de Valdemingómez (PTV), como lo llama el Ayto, es un macrocomplejo con 8 plantas que tratan los residuos de toda la ciudad de Madrid y, hasta hace poco, también los de Arganda y Rivas Vaciamadrid. Todo concentrado en Villa de Vallecas, el Sureste de Madrid.

Valdemingómez

Cada día llegan a Valdemingómez

3.346,73

Toneladas

de residuos sólidos urbanos

Valdemingómez ocupa una superfiecie de:

467

Hectáreas

una superficie equivalente al 66,33% del Ensanche de Vallecas y a escasos 2 Km de el.

Cada día se incineran/destruyen en Valdemingómez

789,42

Toneladas

de plásticos, maderas, metales, espumas y otros materiales, el 23,58% de lo que llega al PTV

camión de la basura en Valdemingómez

El problema

El complejo de tratamiento de residuos de Valdemingómez nos ocupa en una lucha que se divide en dos casuísticas distintas y que se remonta a años atrás:

Incineradora: Gracias a un estudio que encargó el Ayuntamiento de Madrid en el mandato 2015-2019 hoy sabemos que en el Ensanche de Vallecas triplicamos en dos sustancias que producen diferentes tipos de cáncer (dioxinas y furanos). Nos compararon con la calle Montesa del barrio Salamanca.
Dioxinas y furanos son Compuestos Orgánicamente Persistentes (COP), es decir, una vez en el organismo son muy difíciles de eliminar, por lo que son bioacumulativos, esto es, a mayor tiempo de exposición mayor presencia en nuestro organismo porque vamos acumulando esas dioxinas y furanos. Y a mayor cantidad en nuestro organismo mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave.
De la misma manera, manejamos diversos estudios internacionales y nacionales que ya advierten de los peligros en la salud que supone vivir en el radio de acción de 10Km de una incineradora. La población más afectada es la infantil que es la que más años vivirá cercana a la incineradora y la que más tiempo pasa en el barrio.

Olores: En el PTV se vienen tratando entre 3.000 y 4.000 toneladas/día de basura, de la que más o menos la mitad son restos orgánicos. En los distintos procesos de tratamiento que se realizan en Valdemingómez, a saber: clasificación, acopio, biodigestión, compostaje y enterramiento, esa materia orgánica se descompone y emite distintos tipos de malos olores, generando una contaminación odorífera que llega al barrio y nos afecta mucho en nuestro día a día. Aquí tienes una guía para saber diferenciarlos. Ah, una cosa importante, para que no haya dudas, porque sobre esto hay mucha confusión: La incineradora no emite olores debido a la alta temperatura que se alcanza en sus hornos.
En función de las condiciones meteorológicas (velocidad y dirección del viento – principalmente- temperatura, presión atmosférica y humedad relativa) el aire cargado de esos malos olores nos llega, sin que sea fácil predecir cuándo ocurrirá ni cuánto tiempo durará cada episodio de mal olor. Por lo que nuestra vida diaria discurre en una absoluta incertidumbre sobre si podremos abrir las ventanas para ventilar nuestra casa, si podremos salir a practicar deporte, pasear por un parque con nuestrxs hijxs, tomarnos algo en una terraza o invitar a alguien a casa. Porque el mal olor que nos llega es a veces tan denso que puede provocar arcadas, picor de garganta y ojos, dolor de cabeza y, como poco, una sensación muy desagradable. Además, los malos olores se cuelan en casa aún con las ventanas cerradas, por lo que actos normales y cotidianos como comer, dormir o la simple estancia en nuestra casa puede llegar a ser insoportable. Todo ello genera irascibilidad, dificultad para conciliar el sueño, falta de descanso, evitación de relaciones sociales y desánimo en general. Poca broma con la contaminación odorífera, no es un mal menor ni mucho menos.

La solución

Ambos problemas tienen recorridos y soluciones diferentes en lo concreto, pero una solución común de fondo, que se llama «Residuos Cero«. La cosa no va de un sistema mágico que haga desaparecer los residuos o los elimine mediante una nueva tecnología. No te creas ese tipo de historias, si alguien te las cuenta desconfía, eso no existe. Residuos cero es un planteamiento por el cual se intenta evitar producir muchos de los actuales residuos, desde la lógica de que «el mejor residuo es el que no se produce«. Y esto se puede y se debe hacer desde distintas líneas de acción compatibles y convergentes entre sí. La primera y primordial es la reducción. En 2022 generamos en Madrid 371,67 kilos de basura por habitante, o lo que es lo mismo, cada persona produjo 1,01 kg de residuos al día. Mientras sigamos generando esa cantidad de residuos es difícil encontrar soluciones respetuosas con el medio ambiente y todo lo que nos van a ofrecer son sistemas industrializados que prometen tratar muchos residuos en poco tiempo sin generar molestias. Pero, como decíamos, eso no es cierto, no es posible, es un cuento. Con esos sistemas siempre hay alguien afectado y esxs somos nosotrxs, lxs vecinxs del sureste, de Vallecas y alrededores.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para reducir los residuos que producimos. Quizás la primera es consumir menos. Piensa en todas esas cosas que compras y luego se quedan arrumbadas por casa. Luego está el suprimir todos esos objetos de un solo uso como vasos y cubiertos de plástico, por ejemplo. También está la infinidad de envoltorios, embalajes y envases que son innecesarios y que simplemente sin usarlos ya nos quitaríamos muchos de los actuales residuos.  También hay envases cuyos materiales son muy difíciles de reciclar, como los tetra-briks, por lo que deberíamos plantearnos que «no se debe fabricar ni usar aquello que no se puede reciclar fácilmente y de forma eficaz«. Porque muchos de los materiales que no sabemos reciclar o que cuesta mucho hacerlo porque van muy mezclados o manchados, son los que acaban en la incineradora. Si resolvemos ese problema, la incineradora deja de tener sentido.

Otra de las claves principales del planteamiento de residuo cero es la recogida separada y eficiente de toda la materia orgánica o bioresiduo. Esta fracción supone aproximadamente el 50% del peso de nuestra bolsa de basura. Si separásemos correctamente todo el bioresiduo del resto de fracciones, sin mezclarlos, esa materia orgánica se podría compostar directamente y controlar su degradación en condiciones aeróbicas (en presencia de oxígeno) y en ambiente confinado (aislados de su entorno) evitando que se emitiese malos olores procedentes de la putrefacción y filtrando aquellos que fuera imposible evitar.

Por tanto, dos soluciones imprescindibles son: Cerrar la Incineradora de Valdemingómez y desconcentrar la gestión de los residuos de Madrid, especialmente la del bioresiduo.

Como ves, el problema tiene solución. Para saber más, no te pierdas esta intervención de nuestro vecino y socio, Quique Villalobos donde aborda la problemática actual.

¿Qué estamos haciendo la asociación?

 

Incineradora:

Después de diversas manifestaciones, recogida de firmas, concentraciones, charlas informativas hacia el barrio… conseguimos que el Ayuntamiento gobernado por Manuela Carmena y la concejalía de Medio ambiente y Movilidad dirigida por Inés Sabanés, la aprobación de un plan de cierre de la incineradora.

Sin embargo, Martínez Almeida, desde su llegada al gobierno municipal, descartó  el cierre de la incineradora. Primero lo hizo paralizando la estrategia de residuos en la que esta decisión aparecía como un eje principal de actuación. Para ello aprovechó una sentencia en primera instancia de un contencioso administrativo, presentado por la Comunidad de Madrid, fundamentado en que debía haber sido consultada para su aprobación, pero sin ningún argumento más en relación con su contenido. Almeida podía haber hecho dos cosas para defender el cierre de la incineradora y, con ello, nuestro derecho a vivir en un medio ambiente sano y seguro: recurrir la sentencia o corregir el defecto de forma que denunciaba la Comunidad. Pero no, prefirió allanarse a la sentencia y meter la estrategia en un cajón. Ante aquello no dudamos en reaccionar con rapidez y el 8 de febrero de 2020, junto con Ecologistas en Acción y GRAMA organizamos una Marcha a la Incineradora para reclamar el mantenimiento del plan de cierre. Y así cada año desde entonces, venimos organizando esta marcha en enero.

Por otro lado, en 2021 y 2022 realizamos sendas campañas de toma de muestras de los alrededores de Valdemingómez para participar en un estudio de la fundación Zero Waste Europe, en los que se descubrieron alarmantes niveles de dioxinas en el entorno cercano del PTV, viniendo a corroborar lo que llevamos denunciando desde hace años. Precisamente, en una de las visitas al entorno del PTV para tomar muestras, pudimos comprobar que varias sacas del vertedero de cenizas anexo a la incineradora estaban rotas y vertiendo al aire su tóxico contenido. Lo cual denunciamos al SEPRONA para su investigación. El ayto. se apresuró a cubrir con tierra y láminas de plástico estas sacas para contener el vertido.

En nuestro esfuerzo por difundir y comunicar el problema que genera la Incineradora de Valdemingómez, adaptamos una vieja canción de The Sorrows y tuvimos la grandísima suerte de contar un músicxs profesionales y comprometidxs que grabaron el tema y un estupendo videoclip. En esa misma línea también y fruto de una de nuestras charlas con la ONG ONGAWA, un maravilloso grupo de jóvenes universitarixs decidieron grabar un corto con argumento basado en el problema que nos genera Valdemingómez, llamado «Inteligencia Residual«.

Entre tanto y en paralelo a nuestra lucha, durante casi cuatro años Almeida estuvo diseñando una nueva estrategia sin ningún tipo de consulta pública ni proceso participativo, al contrario, prefirió hacer el encargo a una consultora que elaboró un material mediocre que centraba su contenido en el mantenimiento de la incineradora. Rayando el final de su mandato. Almeida presentó un borrador de estrategia al Consejo Social de la Ciudad en el que anunciaba con claridad que pretendía mantener la incineradora hasta más allá de 2030-35 y ahí se quedó. Con las elecciones a la vista no se atrevió a aprobar dicha estrategia, pero tan pronto como revalidó su mandato en mayo de 2023 elevó a público el documento. Como no podía ser de otra forma, nuestra asociación presentó unas contundentes alegaciones. Y seguimos en esta lucha que sabemos que ganaremos tarde o temprano, porque es mucho lo que nos jugamos.

 

Olores

La Asociación comenzó a poner los olores en el foco de su estrategia en el año 2008, tras algo más de un año sufriendo los continuos olores de Valdemingómez y como respuesta a la negación del problema por parte del Ayto. dirigido por Alberto Ruiz-Gallardón, con Ana Botella como concejala de Medio Ambiente y Ángel Garrido como presidente del Distrito de Villa de Vallecas. Nos decían que no era cierto que hubiera malos olores en el barrio y que en Valdemingómez se hacía todo bien. Así pues, pusimos en marcha el formulario y una campaña de reclamaciones para presionar al ayuntamiento, consiguiendo en 2012 que se dejase de utilizar una planta de compostaje al aire libre ubicada en Las Lomas, ya con Ana Botella como alcaldesa, Diego Sanjuanbenito como concejal de Medio Ambiente y Ángel Garrido como presidente del Distrito de Villa de Vallecas, lo que mitigó algo el problema pero la peste seguía siendo muy frecuente, por lo que seguimos nuestra lucha. Las familias que formamos parte de esta asociación encargamos 3 estudios olfatométricos, sufragados por aportación popular, para detectar las fuentes de los malos olores, demostrándose científicamente que sufríamos un problema que afectaba a nuestro día a día, proveniente de los procesos de tratamiento de Valdemingómez y promovimos una demanda.

Al inicio del mandato 2015-19 se presentó la demanda y antes de llegar a juicio el Ayto. dirigido por Manuela Carmena, con Inés Sabanés como concejala de Medio Ambiente y Páco Pérez como presidente del Distrito de Villa de Vallecas, reconoció su responsabilidad y nos propuso firmar un convenio para resolver el problema. Lxs 47 demandantes, contando con el asesoramiento de su abogado, deciden paralizar la demanda en espera de los resultados del acuerdo, que consiste en:

  • Realización de un estudio olfatométrico mediante el método de la olfatometría de campo (que realizó la empresa Socioenginyeria) que se sumaría al encargado a la Junta de Compensación de Valdecarros (que realizó Odournet). Queríamos que se realizara un estudio con la misma metodología que los otros 3 ya realizados a costa de la Asociación, con el objetivo de poder comparar resultados y porque siempre nos ha parecido una metodología más fiable para la medición de olores en inmisión, es decir, allí donde llegan los olores en lugares alejados de los focos de emisión.
  • La redacción de una ordenanza de olores que regule este tipo de contaminación de la misma manera que existe para el ruido.
  • Creación de una comisión de seguimiento con reuniones periódicas para supervisar el cumplimiento del acuerdo.
  • Como resultado de los estudios olfatométricos realizados se deben:
  • Definir los focos de mal olor y proponer medidas correctoras para eliminar los olores.

Tras el convenio, que firmamos en diciembre de 2015, se realizaron los estudios acordados, en los que se llegan a definir más de 100 medidas correctoras que se ordenan en 28 proyectos. Se inician tímidamente las acciones en 2017 , añadiendo un compuesto de hidróxido de hierro en las plantas de biometanización para reducir la emisión del sulfuro de hidrógeno (H2S) producido durante la digestión anaeróbica, que es muy oloroso y desagradable (huele a huevo podrido). Desde marzo de 2018 el biogás se aprovecha en su totalidad, sin quemarse en antorcha ni expulsarse directamente a la atmósfera. En 2019 se aprueba un presupuesto de 23 millones de euros para terminar de poner en marcha los 28 proyectos que supondrían el fin definitivo a los olores de Valdemingómez. Sin embargo esto se produce muy al final del mandato, sin llegar a ver resultados contundentes y entre las acciones no acometidas está la redacción de una ordenanza de contaminación odorífera.

Con la llegada de José Luis Martínez Almeida a la alcaldía, con Borja Carabante como concejal de Medio Ambiente y Concha Chapa como presidenta del Distrito de Villa de Vallecas, se mantiene la implementación del plan de acciones correctoras para el PTV diseñado en el anterior mandato, pero se hace con un recorte presupuestario y progresivamente reduce al mínimo la interlocución con nuestra asociación, llegando a extinguirse el convenio firmado en 2015. A lo largo de este tiempo, lxs 47 demandantes, conservaron su decisión de mantener la demanda paralizada mientras que las medidas acometidas se iban cumpliendo más o menos según lo acordado en 2015. Esto ha supuesto resultados, que se empiezan a acercar a una fase esperanzadora, pero sin haber terminado de resolver el problema, pues siguen los episodios con fuertes olores y se concentran en ciertas temporadas como el verano, por lo que seguimos nuestra lucha para su eliminación. En el límite del mandato, el ayto renovó el convenio de seguimiento que había estado inactivo durante casi tres años y hemos retomado las reuniones. Durante todo el mandato el Ayto. se ha negado en redondo a redactar una ordenanza sobre malos olores y también lo excluyó del convenio firmado en 2023.

En la actualidad, con José Luis Martínez Almeida como alcalde, con Borja Carabante como concejal de Medio Ambiente, José Antonio Martínez Páramo como concejal delegado de limpieza y zonas verdes y Carlos González como presidente del Distrito de Villa de Vallecas se han retomado los contactos habiéndose realizado una primera reunión de la comisión de seguimiento.

``Martínez Almeida, desde su llegada al gobierno municipal, descartó el cierre de la incineradora``
``con esos sistemas (...industriales) siempre hay alguien afectado y esxs somos nosotrxs, lxs vecinxs del sureste, de Vallecas y alrededores.``
``hemos hecho toda clase de campañas para acabar con los malos olores de Valdemingómez y cerrar su vetusta Incineradora``
``seguimos en esta lucha que sabemos que vamos a ganar tarde o temprano, porque es mucho lo que nos jugamos.``
qué puedes hacer tú

¿Qué puedes hacer tú?

Puedes hacer mucho para contribuir a solucionar este problema, te damos algunas ideas:

  • Infórmate más sobre la problemática de los residuos y las alternativas.
  • Separa bien tus residuos en los contenedores adecuados y, en la medida de tus posibilidades, reduce tu consumo.
  • Evita comprar productos sobreenvasados, de un solo uso o hechos con materiales difíciles de reciclar.
  • Síguenos en redes y ayúdanos a difundir compartiendo nuestros mensajes.
  • Participa en las movilizaciones, cuantxs más seamos más presión podremos hacer.
  • Rellena el formulario cada vez que huela a Valdemingómez.
  • Asóciate y participa en nuestra comisión de medio ambiente.