Destacado
Redes Sociales
Recital de poesía
17351
post-template-default,single,single-post,postid-17351,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Recital de poesía

Alberto García-Teresa y Alberto SesmeroRECITAL DE POESÍA

El viernes 9 de mayo a las 20:00 horas tendremos el placer de disfrutar de la poesía de uno de nuestros socios, Alberto García-Teresa que, acompañado de la guitarra de Alberto Sesmero, seguro que prendará a la audiencia.

¡NO TE LO PIERDAS!                       Difunde y pega el cartel en tu comunidad

Alberto García-Teresa es doctor en Filología Hispánica con una investigación que, revisada y ampliada, ha dado lugar a Poesía de la conciencia crítica (1987-2011) (Tierradenadie, 2013), y ha publicado también Para no ceder a la hipnosis. Crítica y revelación en la poesía de Jorge Riechmann (UNED, 2014). Escribe crítica literaria y teatral en diferentes medios. Es autor de los poemarios Hay que comerse el mundo a dentelladas (Baile del Sol, 2008), Oxígeno en lata (Baile del Sol, 2010), Peripecias de la Brigada Poética en el reino de los autómatas (Umbrales, 2012) y Abrazando vértebras (Baile del Sol, 2013), de la plaqueta Las increíbles y suburbanas aventuras de la Brigada Poética (Umbrales, 2008) y del libro de microrrelatos Esa dulce sonrisa que te dejan los gusanos (Amargord, 2013). Sus poemas han sido traducidos al inglés, al francés, al serbio, al rumano y al macedonio.

Y para muestra….

Un economista no sabe qué hacer con un arco iris.
No entiende el aleteo de una abeja,
por qué trinan escandalosamente las gaviotas,
qué guarda una camada en su madriguera.
Se inquieta ante un caracol que,
sobre una brizna empapada de rocío,
indiferente se despereza.
Ante el murmullo chispeante de un río,
ante un eclipse inundado de estrellas,
ante tu sonrisa o una mano abierta,
agita desconcertado su cabeza.
Un economista no escucha la memoria
ni atiende al compás de los latidos.
No sabe buscar tanteando en silencio la belleza
en toda palpitación dichosamente tendida
a la luz, al viento, a la alegría.

Un economista aún busca con vehemencia
con qué moneda comprar la vida.

***

Tantos  construyendo cerrojos
y tan pocos buscando llaves.

Sin comentarios

Publicar un comentario