Destacado
Redes Sociales
La Princesa de Kapurtala
17587
post-template-default,single,single-post,postid-17587,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

La Princesa de Kapurtala

¿Sabías que la calle Princesa de Kapurtala debe su nombre a la celebre artista Anita Delgado, que se casó con el maharajá de Kapurtala en 1908?

Ana Mª Delgado Briones o Anita Delgado fue una bailarina española de cuplés que llegó a convertirse en maharaní de Kapurtala. Nació en Málaga en 1890 y falleció en Madrid en 1962.

A la edad de 16 años actuaba junto a su hermana en el café-concierto Central Kursaal, después Cine Madrid hasta su derribo en 2014, de la Plaza del Carmen. Con motivo de la boda de Alfonso XIII y Victoria Eugenia vienen muchos representantes de la realeza de otros países, entre ellos el maharajá de Kapurtala, que acude al café y queda prendado de ella, pidiéndole que se case con él.

Anita rechaza en varias ocasiones la insistente petición del monarca indio. Con motivo del atentado de Mateo Morral a Alfonso XIII, el Maharajá se traslada a Francia y desde allí sigue insistiendo para que Anita se case con él. En una de aquellas cartas, Anita accede al matrimonio, enviándole su respuesta afirmativa. La carta es interceptada a tiempo por Romero de Torres y Valle Inclán que, ante las faltas de ortografía e incorrecciones gramaticales, deciden rehacer la misiva y la convierten en una poética carta de amor.

Anita Delgado viaja finalmente a París donde se casa por lo civil con el maharajá. Posteriormente viaja a la India, donde contrae matrimonio el 28 de enero de 1908 a la edad de 18 años, por el rito sij. La ceremonia de Kapurthala será recordada por su majestuosidad: la novia acudió a lomos de un elefante lujosamente adornado.

Esta celebre artista y su historia dan nombre a una de las calles del Ensanche de Vallecas:  Calle Princesa de Kapurtala.

Sin comentarios

Publicar un comentario