Destacado
Redes Sociales
Estudio olfatométrico
17306
post-template-default,single,single-post,postid-17306,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Estudio olfatométrico

La contaminación odorífera actual en el PAU del Ensanche de Vallecas ni es mínima, ni es inevitable ni es asumible y, por tanto, es inaceptable porque provoca incomodidades en períodos del día en los que se ve afectado el desarrollo normal de las actividades de los vecinos.

Mujer oliendo flor con mascarillaEsta es la conclusión final que plasma el estudio olfatométrico realizado por la A.V. del PAU del Ensanche de Vallecas. En julio de 2012, y tras un gran esfuerzo económico, nuestra Asociación encargó la realización de un estudio olfatométrico en nuestro barrio a la entidad Socioenginyeria, S.L. La elección de esta empresa no fue aleatoria, si no que valoramos enormemente la metodología utilizada para la realización del estudio: la olfatometría de campo en contraposición a la utilizada por otras empresas: la olfatometría dinámica (método utilizado en los estudios realizados por el Ayuntamiento de Madrid hasta el momento).

 

La olfatometría de campo permite realizar mediciones en tiempo real mediante la utilización de un aparato denominado olfatómetro. Esto hace que las mediciones en inmisión (es decir, en zonas alejadas de los emisores de olor) sea mucho más fiable que en la olfatometría dinámica que utiliza sobre todo la modelización para elaborar posibles «modelos» de dispersión de los olores. Ciertamente no tiene ningún sentido que se realicen modelos de dispersión cuando existe una tecnología que permite la toma de datos in situ y a tiempo real (696 mediciones en el caso de nuestro estudio olfatométrico).

A continuación extraemos algunas de las conclusiones a las que llega nuestro estudio olfatométrico:Planta de Las Lomas

  • En el 31% de las mediciones se han detectado hasta cuatro tipos de olores procedentes del Parque Tecnológico de Valdemingómez: basura (mayoritario), aceitoso, biogás y quemado-ceniza. Esta cifra supera el 10% considerado como aceptable para zonas residenciales o incluso el 15% de zonas urbanas-industriales.
  • El 62,2% de los promedios horarios han superado 1,5 uoE/m3 y el 31,1% las 3 uoE/m3. Ambas cantidades superan los límites existentes para otros países europeos (en España no existe, por el momento, ninguna legislación sobre olores).

 

  • En el estudio se han tomado muestras 12 días en cinco meses diferentes. Extrapolando estos datos a base anual, 547 horas al año superarían 1,5 uoE/m3 y 273 horas al año las 3 uoE/m3, excediendo las 175 horas al año e incumpliendo las prescripciones ambientales de funcionamiento sostenible.

 

  • Cuatro días por semana (promedios) y cinco días por semana (percentiles 98) superan el valor límite de 3 uoE/m3 . Todos los percentiles 98 mensuales superan el límite de 3 uoE/m3 (máximo en julio con 6,4 uoE/m3).

 

  • Los episodios de malos olores verificados en el PAU del Ensanche de Vallecas se caracterizan en su mayoría por una multiplicidad de olores que se intercalan sucesivamente en períodos de 1 a 10 minutos mientras la dirección y la velocidad del viento permanecen invariables durante esos períodos, por lo que deben considerarse una molestia y no una simple detección puntual de ráfagas de olor.

 

  • Esa secuencia temporal difícilmente puede originarse en las actividades señaladas por el Ayuntamiento de Madrid (depuradoras, Cañada Real,…) ya que las frecuencias de las direcciónes del viento de impacto desde el Parque Tecnológico de Valdemingómez (OSO a SE) hacia el PAU han sido muy elevadas (en 9 de los 12 días de control).

 

  • Este modo de impacto odorífero no es generalmente compatible con emisiones superficiales o incontroladas o con emisiones puntuales de una sola fuente, pero sí con operaciones mecánicas de apertura de dispositivos de cerramiento, de limpieza temporal de sistemas de purificación, de evacuación de sistemas a presiones elevadas, de sistemas de desodorización como biofiltros y torres de lavados de gases incapaces de eliminar picos de olor, de dispositivos con factores de emisión elevados o traslados de materiales de alto componente odorífero.

 

  • Las principales contribuciones a la problemática odorífera actual en el PAU del Ensanche de Vallecas corresponde al Centro de Las Dehesas (50%), Centro de Las Lomas (36,4%), Centro de La Paloma (7,7%) y el vertedero actual en Las Dehesas (5,9%).

Pero en nuestro estudio también se llevó a cabo un análisis químico de una muestra de aire sin olor y una muestra de aire con olor ligero.Cubo de basura

  • En la muestra con olor, ocho compuestos químicos superan su umbral de olor.

 

  • Para la muestra con olor los marcadores químicos proceden de diferentes estadios de degradación de residuos mayoritariamente municipales con poca presencia de materiales sintéticos y/o industriales mientras que para la muestra sin olor sólo la contribución del tráfico resulta evidente.

 

  • Para la muestra con olor, el predominio de los alcoholes y aldehídos indica un estadio intermedio de fermentación de la materia orgánica con un impacto odorífero medio, mientras que la presencia relevante de hidrocarburos alifáticos y siloxanos sin comonente de olor junto con los sulfurados puede atribuirse a emisiones de biogás.

Así pues, el análisis olfatométrico y el químico son concordantes y demuestran el mal olor existente en el Ensanche de Vallecas y, además, demuestra que proviene del Parque Tecnológico de Valdemingómez.

La financiación de este estudio ha podido llevarse a cabo gracias a los fondos propios de la Asociación, a la aportación económica de vecin@s y/o asociad@s y al patrocinio de la Fundación Obra Social La Caixa y el Centro Comercial la Gavia.

Para ver el informe completo pincha aquí.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario