Destacado
Redes Sociales
Valdemingómez
-1
archive,paged,category,category-valdemingomez,category-70,paged-2,category-paged-2,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Nos despertamos con la confirmación de algo que se veía venir: el Ayuntamiento de Madrid se allana al recurso interpuesto por la Comunidad de Madrid contra la Estrategia de Residuos del Ayuntamiento de Madrid 2018-2022, es decir, da la razón al recurso y anula dicha Estrategia, anunciando la redacción de un nuevo plan. La estrategia recurrida incluía, entre otras valiosas cosas, la reducción al 50% de la incineración en 2022 y el cierre de la incineradora en 2025. Así pues, el Ayuntamiento de Madrid no se limita a corregir el defecto administrativo que contenía esa Estrategia, sino que la anula y elaborará una nueva.

  Vamos a empezar con la reflexión con la que acabaremos este post: o nos movemos las familias que vivimos en el Ensanche de Vallecas o a tenor de lo que sabemos, existe un riesgo real de que, en el mejor de los casos, la incineradora se cierre años más tarde de lo previsto en la Estrategia de residuos del Ayuntamiento de Madrid o directamente no se cierre nunca. Tras leer la publicación de Vallecas Web donde el PP de Villa de Vallecas ha dejado claros algunos mensajes que no terminó de definir en la reunión que mantuvimos la pasada semana, retomamos sus propias declaraciones para destacar algunos elementos que nos parecen preocupantes, ya que se puede ver en ellos el primer paso para la construcción de un relato dirigido a que asumamos algo que ya dábamos por cerrado: la incineradora no es problemática. Antes de entrar en materia, vamos a incidir en la cuestión principal: ¿qué sabemos de verdad, de manera científica en cuanto a lo que supone para nuestra salud que la incineradora de Valdemingómez esté a pocos kilómetros del Ensanche de Vallecas? Lo que sabemos científicamente es que aquí triplicamos la cantidad de dioxinas y furanos respecto a Madrid. Ambas, son sustancias que pueden causar cáncer por acumulación y que estamos respirando todxs, incluidxs los más de 1.000 niñxs que nacen al año en el barrio que comienzan a acumular en su organismo las dioxinas y furanos desde su gestación en el vientre. No tenemos información sobre su actual incidencia en posibles casos de cáncer, entre otras cosas, porque la Comunidad de Madrid se ha negado a dar los datos de enfermos actuales de cáncer que hay en el barrio. En cualquier caso, su incidencia en el radio de 5 km (donde estamos) aún no ha cumplido un espacio temporal suficiente para saberlo de verdad. No vamos a esperar a saber cuál es la incidencia real en 20 años, queremos cerrarla ya porque existen suficientes evidencias científicas en estudios en otras incineradoras para aplicar el principio de prudencia.  

El grupo de trabajo, compuesto por vecinxs de la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas, hemos leído con detenimiento, analizado los datos y sugerencias que aporta el estudio presentado, asistido a su presentación pública, formulado preguntas en la misma y conversado con los autores. Nos parece esencial leer algo más que los titulares de los medios de comunicación y mensajes en las redes sociales para extraer conclusiones reales y objetivas de lo que dice, por un lado el estudio y los técnicos que lo han realizado y la respuesta del Ayuntamiento a raíz del mismo. Vamos a dividir esta información en breves subsecciones que sean lo más aclaratorias posible. En el punto número 11 veréis nuestras valoraciones:
  1. ¿En qué ha consistido el estudio? Consta de dos partes:
Un estudio epidemiológico que pretendía analizar la morbilidad y la mortalidad y su relación con la incineradora en dos radios (5 y 8 km). Y un estudio ambiental que analiza los niveles de distintos contaminantes en emisión (PTV) y en inmisión (Ensanche de Vallecas)
  1. ¿Quién ha realizado el estudio?
Madrid Salud, la Dirección General del PTV (Planta de Tratamiento de Valdemingómez) y la Universidad Politécnica en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III.

Tras la información que sacamos ayer, hemos visto en nuestras redes sociales que muchxs os hacéis preguntas superlógicas sobre los malos olores, cosas como porqué huele a unas horas y otras no, por la noche sobre todo, a qué se debe cada olor y cuestiones por estilo. Vamos a intentar explicar lo más sencillamente que podamos algunas cosas que hemos ido aprendiendo desde que nos pusiéramos en 2007 a combatir este problema del barrio. Es posible que alguna explicación no sea rigurosa, no somos profesionales, esto lo hemos aprendido leyendo muchos informes, preguntando a profesionales y aplicando nuestra experiencia. Por tanto, vaya por delante nuestras disculpas si algún dato no es estrictamente correcto o si la explicación es muy simplista. Quizás la primera y más habitual pregunta o confusión con los olores es su procedencia. Mucha gente al percibir olores a quemado, tostado o ceniza achaca automáticamente ese olor a la Incineradora de Valdemingómez ubicada en la planta de Las Lomas, pero no, esos olores no proceden de la incineradora porque ésta no emite olores, debido a la alta temperatura a la que trabaja y a los filtros que tiene. Todos los estudios que conocemos, los que encargamos nosotrxs y los de otras procedencias lo dicen. La incineradora causa otros problemas y por eso hemos luchado tanto para que la cierren. Emite dioxinas y furanos, además de otras sustancias que son potenciales carcerígenos y por eso no la queremos junto a nuestras casas, pero no por el olor que no desprende.

Hemos descubierto por qué ha olido más en verano.

Pues sí, como adelantamos en el título del post, os queremos contar cómo hemos llegado a descubrir el foco de los olores que nos han asolado este verano y no, ya os adelantamos que no todos los olores han venido de Valdemingómez. Ha olido como nunca y pensamos que hemos descubierto el problema.

Os vamos a contar el relato de lo sucedido por orden cronológico, porque nos parece importante explicar todos los pasos dados desde el principio.

Ante la intensificación en los últimos días de las quejas recibidas referidas a los malos olores en el barrio, lanzamos este comunicado para contaros qué hemos hecho desde la Asociación en los últimos años y cuál es el estatus actual del vertedero en cuanto a los olores se refiere. Muy importante saber que los olores no provienen de la incineradora, sino de los procesos que se llevan a cabo en el vertedero y resto de plantas del complejo (planta de tratamiento del biogás, biometanización). El post está dividido en 5 puntos concretos, qué se ha hecho, situación actual, por qué sigue oliendo, qué hacer cuando huele mal y cuándo acabaremos con los olores. 1. ¿Qué se ha hecho hasta ahora? La lucha vecinal en el Ensanche de Vallecas canalizada a través de esta Asociación Vecinal y la interlocución con el Ayuntamiento de Madrid comenzó en la etapa de Ana Botella como Concejala de Medio ambiente (2008), ante la negativa a atender nuestras reclamaciones y ni tan siquiera reconocer que existían los malos olores de Valdemingómez se tomaron las siguientes acciones:
  • Iniciamos un diario de olores (que ya va por su décimo año) mediante la recogida de datos en un formulario web que podía ser rellenado por cualquier persona que detectara un episodio de mal olor. Formulario que aún mantenemos.
  • Recogida de firmas.
  • Diversas manifestaciones.
  • Realizamos de 3 estudios olfatométricos financiados la Asociación para detectar los focos de emisión.
  • Impulsamos y apoyamos la presentación de una demanda por parte de un grupo de vecinxs financiada a través de un crowdfunding realizado en el barrio completado por la aportación económica de nuestra Asociación.